Santa Inés de Praga

Santa Inés de Praga; Princesa, Abadesa

02 DE MARZO

Inés de origen griego “agné”, agnes es su forma latina, su significado es “Aquella que es casta y pura” o “Aquella que se mantiene pura”.

Inés de Bohemia o también conocida como Inés de Praga; nació en el año 1211. Sus padres fueron los reyes de Praga, Otokar I y Constanza. Inés fue educada en el monasterio cisterciense de Trebnitz.

Al llegar a la juventud, rechazó varias proposiciones de matrimonio. Al morir su padre en 1230, lo sucedió en el trono Wenceslao I, hermano de Inés y quien la apoyó en su profesión a la vida religiosa en la orden de las clarisas.

Con sus propios bienes, Inés fundó en Praga entre 1232 y 1233 el hospital de San Francisco y el instituto de los Crucíferos. Al mismo tiempo fundó el monasterio de San Francisco para las “Hermanas Pobres o Damianitas”, donde ella misma ingreso en el año 1234.

La hermana Inés fue abadesa del monasterio, trabajó junto con Santa Clara; conservó esta función durante toda la vida y la ejerció con humildad, sabiduría y celo, Se dedicó a la contemplación de la Pasión, la oración y la práctica de severas penitencias.

La obediencia la condujo a conformar siempre su voluntad con la de Dios, que descubrió en el Evangelio del Señor y en la regla de vida que la Iglesia le había dado.

La hermana Inés se hizo colaboradora de los Romanos Pontífices. Amó a su patria, a la que benefició con las obras de caridad individuales y sociales. Fue una excelente consejera, que guió y evitó conflictos. Promovió la fidelidad a la religión cristiana de los Padres.

En los últimos años de su vida, la hermana Inés soportó los dolores de la enfermedad y murió en un monasterio el 2 de marzo de 1282. El culto tributado desde su muerte y a lo largo de los siglos, tuvo el reconocimiento Apostólico a partir del 28 de noviembre de 1874, por el Papa Pío IX (noveno).