Santa Catalina de Bolonia

Santa Catalina de Bolonia; Religiosa Clarisa

9 DE MARZO

Catalina: de origen Griego, “inmaculada y pura”.

Nació en  Bolonia el 8 de septiembre de 1413. Fue hija de la familia de los Vigri, cercanos a los señores de la corte de Ferrara y de donde recibió una esmerada educación humanística.

Catalina aprendió de las artes, la pintura, música, poesía, el arte de la miniatura religiosa, la caligrafía, la escritura del latín; pero gran parte de su tiempo lo  consagró al estudio de la religión y de la filosofía cristiana.

En su juventud tomó parte de los bailes y placeres que su contexto de vida le mostró, fue  hermosa y los buenos partidos nunca le faltaron;  sin embargo sus  gustos se inclinaron hacia  la soledad, por lo que siempre rechazó el casarse.

Catalina se sintió atraída por la vida religiosa y con muchas dificultades  ingresó en la  Asociación de la Tercera Orden de San Agustín; pero más tarde se inclinó por  la congregación de Santa Clara por su mayor austeridad y por la simpatía que sentían hacia los franciscanos.

Empezaron las obras y los trámites ante los superiores religiosos y así se construyó el  monasterio de hermanas clarisas. Fue entonces que Catalina pronunció sus votos en el año de 1432. Fue la maestra de novicias. Tuvo visiones de la Virgen María la noche de Navidad de 1445 y también vio a San Francisco de Asís el cual le mostró sus Estigmas.

En 1455, se obtuvo la autorización del Papa Calixto III (tercero) para la fundación de monasterios de Clarisas en diversas partes de Italia. Catalina fue elegida como abadesa o superiora de una nueva fundación en la ciudad de Bolonia.

Santa Catalina murió en el año 1463. Fue canonizada por el Papa Benedicto XIII (trece). Escribió muchos libros acerca de la piedad y de la vida religiosa. Uno de los mas famosos toca temas referentes a cosas del alma;  titulado “Siete Armas Espirituales”.