Santa Catalina de Suecia

Santa Catalina de Suecia, religiosa Brigidina

24 DE MARZO

Catalina de origen Griego, De casta pura. De linaje puro.
Catalina nació en Suecia, en 1331, sus padres fueron el príncipe Ulf y Santa Brígida. Catalina fue la cuarta de ocho hermanos; la educaron las religiosas del monasterio de Risberg.

Catalina siempre tuvo interés por la vida de consagración total a Dios; pero circunstancias especiales le llevaron a contraer matrimonio con un joven llamado Egar Lyderson; que acordó vivir con ella un matrimonio en castidad.
Tanto Catalina como su esposo influyeron positivamente en los ambientes nobles plegados de costumbres frívolas y profanas. Tras la muerte del padre de ella, de acuerdo con su marido, acompañó a su madre, Santa Brígida, a Roma quien presentó las reglas de su nueva orden.

Mientras estaba en Italia, Catalina recibió la noticia de la muerte de su esposo. Con 20 años de edad decidió compartir la vida de su madre: oración intensa, mortificación, pobreza extrema, dormir en el suelo, la práctica de la caridad y el visiteo de iglesias.

A la muerte de Santa Brígida el 23 de julio de 1373, Catalina se convirtió en su heredera espiritual y como tal la sucedió a la cabeza de la nueva orden e ingresó como religiosa dentro del convento de Vadstena, Suecia; convirtiéndose en la primera abadesa del mismo.

En 1375 regresó a Roma y participó en las investigaciones sobre la canonización de su madre Brígida. Consiguió la ratificación en la aprobación de las reglas de la orden brigidina, alrededor del año 1378; pero permaneció en Italia hasta 1380.

Ese mismo año, Catalina regresó a Suecia y el obispado le entregó formalmente la dirección de la nueva orden religiosa fundada por su madre. Falleció el 24 de marzo de 1381. En el año de 1484 el papa Inocencio VIII (octavo), dio la autorización para venerar a Catalina como santa en Suecia.