San Maximiliano Kolbe

San Maximiliano María Kolbe, Presbítero Mártir

14 DE AGOSTO

Maximiliano. Del latín máximo, el mayor. Derivado de Máximo.

Nació en una ciudad de Polonia el 8 de enero de 1894; fue bautizado con el nombre de Raimundo. Fue el segundo hijo de Julio Kolbe de origen alemán y María Dabrowska de origen polaco.

A los 13 años Raimundo ingresó en el Seminario de los padres franciscanos y allí fue donde adopto el nombre de Maximiliano. Finalizó sus estudios en Roma y en 1918 fue ordenado sacerdote.

Muy devoto de la Inmaculada Concepción y movido por esta devoción y convicción, fundó en 1917 un movimiento llamado “La Milicia de la Inmaculada”; movimiento dedicado a la bienaventurada Virgen María. Tuvo por objetivo la lucha mediante todos los medios moralmente válidos, para la construcción del Reino de Dios en todo el mundo.

El Padre Maximiliano Inició la publicación de la revista mensual: “Caballero de la Inmaculada”, orientada en la promoción del conocimiento, el amor y el servicio a la Virgen María en la tarea de la conversión de las almas para Cristo. Hacia 1922 inició con un tiraje de 500 ejemplares y para 1939 alcanzó cerca del millón de ejemplares.

En 1929 fundó la primera “Ciudad de la Inmaculada” en un convento franciscano ubicado a 40 kilómetros de Varsovia, que con el paso del tiempo se convirtió en una ciudad consagrada a la Virgen María.

En 1931, el Papa solicitó misioneros. El padre Maximiliano se ofreció como voluntario y viajó a Japón en donde fundó una nueva ciudad de la Inmaculada y publicó la revista: “Caballero de la Inmaculada” en japonés.

A su regreso a Polonia fundó una radiodifusora, que fue amenazada cuando inició la Segunda guerra mundial, los nazis invadieron el territorio y bombardearon la Ciudad de la Inmaculada. Se llevaron prisionero al padre Maximiliano y a todos sus colaboradores.

En 1941 fue enviado a la prisión de Pawiak; después transferido al campo de concentración de Auschwitz, en donde a pesar de las terribles condiciones de vida prosiguió su ministerio.

El 3 de agosto de 1941, un prisionero de la misma sección a la que estaba asignado el padre Maximiliano se escapó. En represalia, el comandante del campo escogió a diez prisioneros al azar que fueron ejecutados.

Entre los hombres escogidos estaba un sargento polaco llamado Francisco, casado y con hijos. El Padre Maximiliano, que no se encontraba entre los diez prisioneros escogidos, se ofreció a morir en su lugar.

El comandante del campo aceptó el cambio. El padre Maximiliano fue condenado a morir de hambre junto con los otros nueve prisioneros. Diez días después de su condena y al encontrarlo todavía vivo, los nazis le administraron una inyección letal el 14 de agosto de 1941.

Treinta años después; el papa Pablo VI (sexto) lo declaró beato en 1971; a dicho acontecimiento asistió el sargento Francisco. Once años después, San Juan Pablo II (segundo) lo canonizó, el 10 de octubre de 1982. San Maximiliano María Kolbe es patrón de los radioaficionados polacos y es recordado el 14 de Agosto.