San Abraham

San Abraham; Patriarca del Antiguo Testamento

09 DE OCTUBRE

Abraham. De origen Hebreo. De ab, “padre”, y ram, “alto, excelso”, “el padre es excelso”. Según la Biblia, el nombre primitivo del patriarca era Abram y Yahvé lo llamó Abraham, “padre de una multitud de gentes”, “padre de todos los creyentes”.

Abraham nació en Ur de Caldea, cerca de los ríos Tigris y Éufrates. Fue un personaje bíblico citado en los libros del Antiguo Testamento. Su historia está relatada en el libro del “Génesis”, desde el capítulo 11, versículo 26 al capítulo 25, versículo 18.

El nombre de «Abraham» significa padre de muchos pueblos. En el relato del Génesis, dice como este nombre se lo impuso Dios. Abraham se casó con Sarai, la cual fue su media hermana por parte de padre y era estéril. Cuando Abraham tenía setenta y cinco años de edad, Dios le ordenó salir de su tierra.

Hizo un pacto con él; que incluía el deseo de Dios de convertirlo en el origen de un pueblo al que le daría la tierra de Canaán como posesión perpetua. Así Abraham emigró desde Jarán con Sarai y Lot, sus seguidores y rebaños.

Viajaron hasta Canán, donde, en el encinar de Siquem, Dios le dio tierra a él y su posterioridad. A la edad de 90 años Abraham todavía no tenía el hijo que tanto deseaba. Sin embargo Dios le prometió que su descendencia sería tan numerosa como las arenas del mar.

Abraham creyó, y su fe le fue recompensada. Dios se le apareció en forma de viajero peregrino, acompañado de dos ángeles disfrazados. Abraham los atendió muy bien y Dios le prometió que dentro de un año tendría un hijo.

Aunque Saraí y Abraham ya eran muy viejos tuvieron a ese hijo al que le pusieron por nombre “Isaac”, como Dios se los ordenó en su momento. Cuando Isaac tenía 12 años, Dios pidió a Abraham sacrificarlo en un monte como holocausto.

Abraham aceptó. Con mucho trabajo y cuando ya iba a matar a Isaac, un ángel le detuvo la mano y oyó una voz del cielo que le dijo: “He visto cuán grande es tu generosidad. Ahora te prometo que tu descendencia nunca se acabará en el mundo”. Luego Abraham vio un venado enredado entre unas matas de espinas que capturó y lo ofreció en sacrificio a Dios.

Abraham fue padre de Isaac, del cual nacieron Esaú y Jacob. Los hijos de Jacob se llaman los doce Patriarcas, de los cuales se formó el pueblo de Israel. Abraham murió a los ciento setenta y cinco años de edad. Fue enterrado por sus hijos Isaac e Ismael en la caverna de los Patriarcas, lugar donde también enterraron a Saraí.