San Hugo de Génova

San Hugo de Génova; Religioso de la Orden de San Juan de Jerusalén

08 DE OCTUBRE

Hugo. Del germánico inteligencia.

Hugo nació alrededor del año 1186 en un poblado de Italia. Se convirtió en un caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén. Después de largas campañas en Tierra Santa, fue elegido Maestro de la Encomienda de San Juan en Génova; Italia.

Fue un excelente administrador de un hospital que alcanzó mucha fama. De complexión delgada, con un rostro que mostraba su vida austera, y pequeño en estatura; fue un religioso ejemplar que logró “el ejercicio de la religión hacia Dios y sus vecinos”.

De carácter gentil y amable con todos; sirvió a los pobres con amor y tacto, les dio comida, dinero, consuelo espiritual y amor fraternal. Les lavó los pies a los pacientes, cuidó de ellos, y cuando morían, él los enterraba.
Fray Hugo dormía en un tablero, en un rincón del sótano del Hospital. Hizo ayunos continuamente durante todo el año y durante la Cuaresma no comía nada cocinado.

Todos los días recitaba el oficio y oía Misa con tal fervor que muchas veces cayó en éxtasis, elevándose del suelo a la vista de todos. Su oración siempre fue continua; que Dios le dio el don de realizar milagros sobre los elementos naturales.

Varios de estos fueron presenciados por el arzobispo de Génova, Otto Fusco, así como por cuatro canónigos que frecuentaban a Fray Hugo y atestiguaron sobre lo que vieron.

Murió en el año 1233. San Hugo es venerado como santo por su fe, su vigilante e incansable caridad, así como por sus otras virtudes diarias, especialmente su gentileza y cortesía.