Santa Francisca Javiera Cabrini

Santa Francisca Javiera Cabrini, Fundadora Madre de los Emigrantes

22 DE DICIEMBRE

Francisca. De origen germánico. Abanderada.

Francisca Saverio Cabrini, nació prematuramente el 15 de julio de 1850 en un poblado de Lombardía; Italia. Fue la menor de trece hijos de Agustino Cabrini y Estela Oldini.

Cuando quedó huérfana de padre y de madre, Francisca quiso encerrarse en un convento, pero no fue aceptada por su delicada salud. Entonces aceptó el cargo que le confió el párroco de Codogno de apoyo en un orfanatorio.

Se graduó como maestra y tomó los votos religiosos en 1877. Al poco tiempo se convirtió en la madre superiora del orfanato Casa de la Providencia en Codogno, donde ejerció la enseñanza.

En 1880 se cerró el orfanato y se convirtió en una de las siete miembros fundadores del Instituto de las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús, orientadas por el espíritu misionero de San Francisco Javier.

Aunque su sueño fue ser misionera en China, el Papa León XIII (trece) la envió a Nueva York el 31 de marzo de 1889. Allí obtuvo el permiso del arzobispo Michael Corrigan para la fundación de un orfanato.

Este, fue el primero de las 67 instituciones; además de varias escuelas que fundó en Nueva York, Chicago, Seattle, Nueva Orleáns, Denver, Los Ángeles, y en algunos países de Sudamérica y Europa.

Cuando conoció el descuido y el drama de desesperación de los miles y miles de emigrantes italianos que llegaban en el puerto de Nueva York sin ninguna ayuda material ni espiritual, la hermana Francisca Javiera se inclinó hacia la ayuda de los mismos.

Se destacó por la extraordinaria valentía con la que afrontó las grandes necesidades que se le presentaron y supo desenvolverse para establecer un punto de encuentro y de ayuda para los emigrantes; pero ante todo se preocupó por los huérfanos y los enfermos de esos grupos.

La madre Francisca Javiera Cabrini falleció de malaria en el hospital Columbus de Chicago. Sus restos se encuentran enterrados en la Escuela secundaria Madre Cabrini, en Washington; Manhattan. Fue beatificada el 13 de noviembre de 1938 y canonizada el 7 de julio de 1946 por el Papa Pío XII (doce). Es la santa patrona de los emigrantes.