Santa Paulina Jaricot

Paulina Jaricot, Venerable y Fundadora de la Obra Pontificia para la Propagación de la Fe

26 DE OCTUBRE

Paulina. De origen Latín. La pequeña. Variante de Paula.

Paulina María Jaricot nació en Lyon; Francia el 22 de julio de 1799, de una familia de ricos comerciantes en sedas. Su madre se llamó Juana Lattier y su padre Antonio Jaricot, ambos fueron profundamente cristianos.
Desde muy niña Paulina demostró un gran amor por todo lo religioso; en especial por la obra de las misiones en todo el mundo. Su sensibilidad para ayudar a los misioneros de alguna manera, le llevo a pedir a Dios que la iluminara.

Un día entró a un templo y oyó la predicación de un sacerdote acerca de las vanidades y goces de este mundo; de lo engañosas que son en la vida. Después del sermón fue a confesarse con el predicador. Es entonces cuando nació la nueva obra llamada “Propagación de la fe”.

Paulina inició la obra con la organización de numerosos grupos, llamados coros, entre sus amistades y la gente de su alrededor, y pronto empezó a recoger buenas ayudas que envió a tierras lejanas.

La base de estos grupo que por lo general eran de 10 personas, tenían por labor principal dar alguna limosna para los misioneros; además del ofrecimiento de oraciones y pequeños sacrificios por ellos.

Paulina viajó a Roma para exponerle al Papa Gregorio XVI (dieciséis), la idea de la Obra para la Propagación de la Fe. El Sumo Pontífice aprobó plenamente la idea y se propuso recomendarla a toda la Iglesia Universal. Paulina murió en 1862 y veinte años después, en 1882, el Papa León XIII (trece) extendió la Obra a todo el mundo.

En la actualidad cada año, el mes de octubre, y especialmente en el tercer domingo de dicho mes, los católicos ofrecen oraciones, sacrificios y limosnas por las misiones y los misioneros del mundo entero. El 25 de febrero de 1963, el papa Beato Juan XXIII (veintitrés) declaró Venerable a Paulina Jaricot.