San Casimiro

San Casimiro; Príncipe de Polonia

04 DE MARZO

Casimiro Del polaco el que impone paz
Casimiro nació en Cracovia, Polonia en 1458. Fue el tercero de los trece hijos de Casimiro, rey de Polonia y de Isabel, que fue una fervorosa católica hija del emperador de Austria; y quien inculcó en sus hijos el entusiasmo en la vivencia de de la fe.

Casimiro tuvo dos maestros; el Padre Juan de origen polaco, sabio y espiritual; que lo encaminó hacia la santidad y el profesor Calímaco otro gran sabio que fue secretario del Papa Pío II (segundo), y que estuvo 30 años en la corte del rey de Polonia, porque le ayudó en la instrucción de los jóvenes.

A los 20 años su padre quiso casarlo con la hija del Emperador Federico, pero Casimiro renunció al matrimonio porque le prometió a la Virgen María su castidad. Su más grande anhelo y su más fuerte deseo fue agradar a Dios.

Aun siendo hijo del rey, siempre vistió sencillamente, sin ningún lujo. Practicó el sacrificio a través del ayuno, y muchas veces durmió en el suelo. Siempre se alejó de actividades mundanas y por eso renunció al licor.

El centro de su devoción fue la Pasión y Muerte de Jesucristo. Ayudó a su padre a gobernar el Reino de Polonia y de Lituania, pero las noches siempre las aprovechó en el descanso y el silencio para ir a los templos a adorar a Jesús en la Santa Eucaristía.

Practicó la caridad. Trató con dignidad al prójimo; por igual a los ricos y a los pobres. Prefirió a los más afligidos, socorrió a los enfermos y a los extranjeros desvalidos. Dignificó a los pobres y por eso el pueblo lo llamó “el defensor de los pobres”. Trabajó incansablemente en la extensión de la religión católica en los países que gobernó con su padre el rey.

Casimiro llegó a una gran santidad, en muy pocos años. Se enfermó de tuberculosis, y murió el 4 de marzo de 1484, a los 26 años. Fue sepultado en Vilma, capital de Lituania. A los 120 años de enterrado abrieron su sepulcro y encontraron su cuerpo incorrupto. Fue beatificado en 1602 por el Papa Clemente VIII (octavo).