Ascención del Señor, Solemnidad

La Solemnidad de la Ascensión del Señor; “Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. ¡Aleluya!”

28 DE MAYO

La Ascensión de Jesucristo es una expresión que procede de las primeras comunidades cristianas, para hacer referencia a la glorificación que según testimonios contenidos en la Biblia recibió Jesús de Nazaret tras su muerte, de manos de Dios Padre, es decir; es el momento en el que Jesús regresó al Cielo con su Padre, después de haber cumplido su misión en la tierra.

El festejo de esta solemnidad llamada “Ascensión del Señor” parece ser muy antigua. Aunque no existe evidencia documental de su existencia previa al siglo V, san Agustín de Hipona señaló su origen apostólico, y se refirió a ella como una celebración de carácter universal en la Iglesia desde antes de su tiempo. Asimismo, aparecen menciones frecuentes en los escritos de san Juan Crisóstomo, san Gregorio de Nisa, y en las Constituciones apostólicas del siglo IV.

La peregrinación de Egeria hace referencia a la vigilia de esa solemnidad y a la fiesta en sí, tal como se conserva en la iglesia construida sobre la gruta de Belén. Es posible que antes del siglo V el hecho narrado en los evangelios se conmemorara en conjunto con la solemnidad de la Pascua o de Pentecostés.

De ahí que la solemnidad de la Ascensión se celebre cuarenta días después del domingo de resurrección, durante el Tiempo pascual y que conmemora la Ascensión de Jesucristo al cielo en presencia de sus discípulos tras anunciarles que les enviaría el Espíritu Santo. Estos acontecimientos están narrados en los evangelios de Marcos capitulo 16, Lucas capitulo 24 y en Hechos de los Apóstoles capitulo 1.

La Ascensión es para todos los cristianos un símbolo de esperanza, porque se sabe que Cristo está sentado a la derecha del Padre, intercediendo por la humanidad, y que un día tendremos que llegar con Él a gozar de la felicidad eterna. La liturgia cristiana afirma la Ascensión en el Credo Nicenoconstantinopolitano y en el Credo de los Apóstoles.