Santa Rita de Casia

Santa Rita de Casia; Viuda, Religiosa y Abogada de Imposibles

22 DE MAYO

Rita, Del latín perla. Nombre de la flor de la margarita. Variante de Margarita.

Rita nació en 1381 en Casia, Italia; sus padres fueron Antonio Mancini y Amata Ferri Su; quienes la educaron en el temor de Dios. Ella respetó a tal punto la autoridad paterna que abandonó el propósito de su entrada al convento.

Se unió en matrimonio por obediencia con Pablo de Ferdinando, un joven violento y revoltoso. Rita mujer de oración y carácter bondadoso logró el cambio de vida y costumbres de su esposo.

El matrimonio tuvo dos hijos, quienes murieron después de la muerte de Pablo. Ya sin esposo y sin hijos, Rita pidió su entrada en el convento de las agustinas de Casia; pero su petición fue rechazada.

Regresó a su hogar; rezó a san Juan Bautista, san Agustín y san Nicolás de Tolentino. Una noche, se le aparecieron los tres santos, los siguió y llegaron al convento de las agustinas.

Abrieron las puertas; la llevaron en donde se encontraban las religiosas. Cuando Rita salió del éxtasis se encontró dentro del Monasterio. Ante aquel milagro las monjas Agustinas la admitieron.

Rita hizo su profesión en 1417; allí pasó 40 años de consagración a Dios. Se dedicó a la penitencia, a la oración, al amor de Cristo crucificado que le llevó a una constante reflexión y contemplación hacia la pasión del Señor.

Durante la Cuaresma de 1443 llegó un predicador llamado Santiago de Monte Brandone, quién dio un sermón sobre la Pasión de Jesús. Rita se sintió tan identificada con esas palabras que pidió fervientemente al Señor ser participe de sus sufrimientos en la Cruz.

Escuchadas sus oraciones recibió los estigmas de la Corona de Espinas en su cabeza que le marcó el rostro con una llaga de pus; seña que llevó hasta su muerte, sucedida catorce años después en el monasterio de Casia en 1457. Fue canonizada en el año 1900.