Santos Judas Tadeo y Simón

San Judas Tadeo y San Simón; Apóstoles de Jesús de Nazaret

28 DE OCTUBRE

Judas. De origen hebreo. Viene de yehudá: “alabado sea Dios”

Simón. De origen Hebreo. Variante de Simeón del hebreo Dios me ha escuchado o el que obedece. También del griego que tiene gran nariz.

Hoy se celebra en toda la Iglesia universal la fiesta de dos apóstoles del Evangelio: Simón y Judas Tadeo. Etimológicamente, Simón significa “Dios le oye” y viene de la lengua hebrea.

Antes de que Simón formara parte de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret; perteneció a un grupo que surgió en Israel, llamados los “zelotes”. El fin de este grupo fue la lucha contra la invasión romana en su país.

Sin embargo, cuando escuchó de la palabra de Cristo descubrió su verdadera vocación y dio respuesta al llamado del amor de Dios. Recibió un adjetivo, que cambió según la narración de los evangelistas: mientras Mateo y Marcos le llaman “cananeo”, Lucas le define “Zelote”.

Judas Tadeo fue otro de los apóstoles de Jesús. En los evangelios aparece como: “Tadeo” o “Judas de Santiago” para distinguirlo del otro Judas, llamado Iscariote que traicionó, vendió al Señor por treinta monedas de plata y después se ahorcó.

El nombre de Judas es una palabra hebrea que significa “Alabanzas sean dadas a Dios” y “Tadeo” que es un término proveniente del idioma arameo, significa “el valiente, hombre de pecho robusto”. También se le llamó “Lebbeo”, que significa “hombre de corazón tierno”.

Según el evangelio de Juan, fue testigo privilegiado de la Última Cena, durante la cual tuvo una participación activa explícita. Judas Tadeo escribió poco; tan sólo una Carta suya se encuentra en la Biblia. La finalidad de su escrito es una crítica severa contra las herejías.

El Catalogo de los Santos hoy recuerda a San Simón y a San Judas Tadeo por el simbolismo de su predicación, que recorrieron juntos en todo momento. Los dos murieron martirizados de forma cruel.

Actualmente; en México, San Judas Tadeo se ha convertido en uno de los santos más populares y se le ha llamado el santo de los desesperados. Pero la Iglesia no le ha dado este título, sino ha sido la gente, justamente en la práctica de devocionarlo.

No solo en este día se le celebra sino el 28 de cada mes, donde mucha gente; principalmente jóvenes que tienen una situación socioeconómica difícil; se les ve por las calles cargando una imagen de San Judas Tadeo, comprando dijes, cadenas, pulseras, etc y todo lo que tenga alusión con el Santo de los desesperados, con el fin de encontrar su protección y favores.

La verdadera devoción a San Judas Tadeo no es contentarse con una devoción de un trato comercial con él: concédeme esto y te doy lo otro… Tampoco es una manera más rápida de obtener un favor o un milagro.

La verdadera devoción a San Judas Tadeo debe tener las características de la devoción a los santos que nos propone la enseñanza de la Iglesia: pedimos a los santos su intercesión ante Dios; pero es Dios quien hace el milagro.

Por eso los santos dejaron todo al llamado de Cristo, cambiaron sus acciones, su forma de vida y convencidos siguieron los pasos de Jesús resucitado. Devoción sin imitación no es devoción sino farsa, no caigamos en ese juego, e Imitemos a Cristo y valoremos ese mensaje que acepto San Judas Tadeo y San Simón.