San Andrés Kim y Pablo Chong y mártires coreanos

San Andrés Kim, San Pablo Chong y Compañeros Mártires Coreanos

20 DE SEPTIEMBRE

Andrés. Del griego el hombre viril.
Pablo. Del latín pequeño u hombre de humildad.

Andrés Kim Tae-Gon, nació el 21 de agosto de 1821 en Solmoe; Corea. Sus padres fueron Ignacio Kim Chejun y Ursula Ko. Por motivos de persecuciones la familia se trasladó a Kolbaemasil.

El padre de Andrés murió mártir el 26 de septiembre de 1839. También su bisabuelo Pío Kim Chunhu murió mártir en el año 1814, después de diez años de prisión. A los 15 años de edad Andrés ingresó al seminario, invitado por el padre Maubant.

Fue enviado al seminario de Macao. Hacia el año 1843 intentó regresar a Corea con el obispo Ferréol, pero en la frontera fueron rechazados. Se ordenó diácono en China en el año 1844.

No fue hasta el 15 de enero de 1845, que Andrés logró entrar a Corea. Por su seguridad sólo saludó a algunos catequistas; ni siquiera vio a su madre quien, pobre y sola, mendigaba la comida.

En una pequeña embarcación de madera guió, a los misioneros franceses hasta Shangai y allí recibió la ordenación sacerdotal de manos de monseñor Ferréol el 17 de agosto de 1845; así se convirtió en el primer sacerdote coreano.

El 5 de junio de 1846 el Padre Andrés fue arrestado y martirizado. Después de tres meses de cárcel fue decapitado el 16 de septiembre de 1846, a la edad de veintiséis años, con su fe firme en el amor a la iglesia católica.

Pablo Chong Ha-Sang nació en el año 1795 en Mahyon; Corea. Fue miembro de una noble familia tradicional. Después del martirio de su padre, Agustín Chong y de su hermano mayor Carlos, ocurridos en el año 1801, la familia sufrió mucho.

Fue educado por su madre, Cecilia Yu So-sa. A los veinte años Pablo se fue a Seúl. En el año 1816 viajó a Pekín donde solicitó al Obispo algunos misioneros; se le concedió solo uno, que falleció antes de llegar a Corea.

Finalmente gracias a los ruegos de los católicos, el 9 de septiembre de 1831 se estableció el vicariato apostólico de Corea y se nombró su primer Obispo; con lo que se inició la evangelización en la región que fue encargada a la Sociedad de las Misiones Extranjeras de París.

Pablo introdujo en Corea al obispo Ímbert, lo recibió en su casa y lo ayudó durante su ministerio. Monseñor Ímbert fue quien infundió en Pablo la inquietud al sacerdocio por lo que le enseñó teología.

A causa de una nueva persecución en el año de 1839; Pablo, su mamá y su hermana Isabel fueron arrestados. El obispo Ímbert logró escapar. Pablo aguantó las torturas hasta que fue decapitado a las afueras de Seúl el 22 de septiembre. Poco después también su madre y su hermana sufrieron el martirio.

San Andres Kim y San Pablo Chong forman parte de 103 mártires canonizados por San Juan Pablo II (segundo) el 6 de mayo de 1984, en Seúl, Corea; se les recuerda el día 20 de septiembre.