San Alberto Magno

San Alberto Magno; Obispo, Doctor de la Iglesia

15 DE NOVIEMBRE

Alberto. Del germánico brillante, famoso por la nobleza o totalmente noble.
Alberto nació en un poblado de Baviera, a inicios del siglo XIII. Cuando cumplió16 años se trasladó a Padua donde curso sus estudios universitarios. Allí conoció al superior general de los dominicos, el beato Jordán de Sajonia, que lo encauzó hacia la vida religiosa.

En el año 1229, vistió el hábito de los frailes dominicos y fue enviado a Colonia, lugar donde dio clases en la escuela más importante de la Orden. Posteriormente enseñó en varios lugares más; como la ciudad de París. Entre sus discípulos destacó Santo Tomas de Aquino.

Los propios contemporáneos de Fray Alberto, fueron quienes le dieron el título de “Magno”. Por la profundidad y amplitud de sus conocimientos. Le llamaron también “el Doctor Universal” pues sus conocimientos en todos los campos fueron extraordinarios.

En París profundizó en el conocimiento de la filosofía aristotélica, y se doctoró en 1245. Fray Alberto fue un gran estudioso de las principales ramas del saber humano: la lógica, la metafísica, las matemáticas, la ética y las ciencias naturales. Fue una autoridad en física, geografía, astronomía, mineralogía, química y biología.

Sin embargo, dejó la cátedra parisiense porque en 1248 fue electo superior Provincial de Alemania. Recorrió a pie las regiones alemanas, mendigó alimento y hospedaje. Siempre estuvo presente en las comunidades que se le confiaron.

Posteriormente fue nombrado Obispo de Ratisbona y a pesar de su elevado puesto, dio ejemplo de un total desapego de los bienes terrenos. En 1263, el Papa Urbano IV (cuarto) aceptó su renuncia y le permitió su regreso a la vida de comunidad en el convento de Wurzburgo y a la enseñanza en la Universidad de Colonia.

Se preparo a su muerte y construyó su tumba ante la cual todos los días rezó el Oficio de difuntos. Finalmente San Alberto Magno murió en Colonia el 15 de noviembre de 1280.

Fue canonizado en 1931 y declarado patrono de los científicos. Recibió además los títulos de “Magno” y de “Doctor Universal”; debido a sus múltiples escritos que forman una colección de 38 volúmenes, aparte de sus sermones y de sus tratados bíblicos y teológicos.