Presentación del Señor; Fiesta de la Candelaria

La Presentación del Señor, mejor conocida como la Fiesta de la Candelaria

2 DE FEBRERO

Inicialmente la fiesta de la Candelaria o de la Luz tuvo su origen en el Oriente con el nombre del “Encuentro”, posteriormente se extendió al Occidente en el siglo VI, y cuando llegó a Roma tomó un carácter penitencial.
Esta fiesta se celebra, según el calendario o santoral católico, el 2 de febrero en recuerdo al pasaje bíblico de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén, citado en el evangelio de Lucas Capitulo dos y la purificación de la Virgen María después del parto, para cumplir la prescripción de la Ley del Antiguo Testamento, citado en el libro de Levítico capitulo doce.

La fiesta empezó a celebrarse con un carácter Mariano en el año de 1497, tras la aparición de la Virgen en Canarias. Por sus características iconográficas y el día de la aparición que coincidió con la Fiesta de la Purificación se le quedó el nombre de: “Virgen María de la Candelaria”.

Más tarde esta advocación Mariana y su fiesta se llevó a varias naciones americanas de mano de los emigrantes canarios. Esta Festividad a lo largo del tiempo es conocida y celebrada con diversos nombres: la Presentación del Señor, la Purificación de María, la fiesta de la Luz y la fiesta de las Candelas.

Todos estos nombres expresan el significado de la fiesta. “Cristo la Luz del mundo presentada por su Madre en el Templo viene a iluminar a todos como la vela o las candelas, de donde se deriva el nombre de “Candelaria”.
En México se conmemora desde la época colonial y conforme a la región y el grupo étnico la celebración toma determinadas características. Hay quienes lo hacen con bailes populares, juegos pirotécnicos, procesiones, ferias, música de banda, representaciones teatrales, intercambio de flores, danzas tradicionales y, por supuesto, la bendición al Niño Dios.

En el centro de México, se tiene la tradición de que, quien obtiene el niño Dios oculto en la rosca de reyes el 6 de enero, se convierta en Padrino y haga una fiesta el día de la Candelaria. También se acostumbra vestir al niño Dios del nacimiento navideño y llevarlo a misa, después es colocado en un nicho donde permanecerá el resto del año.
El antecedente de vestir al niño Dios data del siglo VI, cuando se comenzó a celebrar la Fiesta de la Purificación de la Virgen María y se presentaba al Niño Jesús en el templo de Jerusalén. En el siglo IX, se le agregó la ceremonia de bendición de las candelas.

Después de la misa de bendición del Niño Dios se retorna a casa para celebrar el acontecimiento con tamales y atole. Los tamales son antojo de niños, jóvenes y adultos y en cada región del país se elaboran de acuerdo a sus costumbres o preferencias.