Santa Teresa Benedicta de la Cruz

Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Religiosa Mártir

09 DE AGOSTO

Teresa. De origen Griego. La cazadora. Natural de la isla griega de terasia. Nombre de la santa abulense. La mística española Teresa de Ávila popularizó el nombre. Diminutivos: teresita, terina, tessie.

Edith Stein, llamada Santa Teresa Benedicta de la Cruz, nació en la ciudad alemana de Breslavia; el 12 de octubre de 1891; del seno de una familia judía, fue la última de un total de once hijos. Su padre fue comerciante y su madre una mujer muy religiosa, solícita, trabajadora y perseverante.

Su padre murió cuando Edith no había cumplido aún dos años. La madre, hizo frente tanto al cuidado de la familia como a la gestión de la gran hacienda familiar; pero no consiguió mantener en los hijos una fe viva. Edith perdió la fe en Dios.

En 1913 ingresó a la Universidad de Gotinga, donde estudió filosofía. Atraída por la fenomenología, se convirtió en discípula del célebre filósofo Edmund Husserl. Publicó su tesis de doctorado del tema: “El problema de la Empatía”, lo que originó su interés total por la Filosofía.

Edith se interesó también por los problemas de la mujer. Formó parte de la organización “Asociación Prusiana para el Derecho Femenino al Voto”. Posteriormente, escribió: “Causalidad Sentiente” e “Individuo y Comunidad”, en donde buscó justificar filosóficamente la nueva psicología naciente.

También escribió: “Una investigación sobre el estado”, culmen de su proyecto con la que elaboró una antropología fenomenológica que tomó como punto de partida el papel del hombre singular a la persona como comunidad.

En Gotinga, se acercó por primera vez al cristianismo a través del filósofo Max Scheler. Al estallar la primera guerra mundial, en 1914, Edith siguió un curso de enfermería y sirvió como enfermera en un hospital austríaco.

El hospital donde sirvió fue cerrado en 1916, y Edith reanudó sus estudios filosóficos con Husserl, obteniendo el doctorado en Friburgo. Varios de los filósofos discípulos de Husserl se convirtieron al cristianismo.

En 1921, Edith leyó la autobiografía de Santa Teresa de Ávila. Mucho después confesó, que esa obra fue determinante para su conversión definitiva al cristianismo. Así en enero de 1922, Edith fue bautizada, y el 2 de febrero del mismo año, recibió la confirmación.

A partir de su conversión al Cristianismo inició una nueva etapa en su pensamiento filosófico. Se dedicó al intenso estudio de las obras de Santo Tomás de Aquino y del Beato Duns Escoto.

En 1932 se le asignó una cátedra en una institución católica, el Instituto de Pedagogía científica de Münster, donde desarrolló su propia antropología. De esta manera fue donde encontró la forma de unir ciencia y fe. A partir de ahí, toda su vida sólo quiso ser: “instrumento de Dios”.

En 1933, después de dar cursos y conferencias sobre el tema de la mujer y la pedagogía, ingresó al Convento de las Carmelitas Descalzas de Colonia, donde tomó el hábito con el nombre de Sor Teresa Benedicta de La Cruz.

El 31 de diciembre de 1938 Sor Teresa Benedicta fue enviada al Carmelo de Holanda. Como represalia por la pastoral de los Obispos holandeses contra la deportación de judíos practicada por los nazis, fue arrestada el día 2 de agosto de 1939 por la Gestapo junto a su hermana Rosa; también convertida al catolicismo.

Sor Teresa fue llevada con otros religiosos y religiosas al campo de concentración de Amersfoort, dos días más tarde al de Westerboork, Holanda. Finalmente fue enviada al campo de exterminio nazi de Auschwitz; donde murió instantáneamente a causa de una ducha de tóxicos a los 51 años de edad, el 9 de agosto de 1942, judía y mártir de la fe cristiana.

Su cuerpo sin vida fue calcinado con leña. Las cenizas de Sor Teresa Benedicta de la Cruz se arrojaron en el campo adyacente. Fue beatificada por San Juan Pablo II (segundo), el 1 de mayo de 1987 y canonizada por el mismo Pontífice Santo el 11 de octubre de 1998; declarada Co-patrona de Europa.