San Germánico

San Germánico, Mártir

19 DE ENERO

Germánico del Alemán, hermano, lancero

La Iglesia Católica conmemora este día a San Germánico, Mártir, quien fue un joven arrestado y martirizado por su fe en Esmirna, en el año 155, durante el reinado del emperador Antonino Pío.

Casi todo lo que sabemos de Germánico procede de lo que nos dice la carta a los cristianos de Esmirna sobre la persecución en la que fue hecho prisionero San Policarpo.

Germánico vivió en el siglo II, fue discípulo de San Policarpo, el obispo de Esmirna, en la provincia romana de Asia (hoy Turquía), quien a su vez lo fue del Apóstol San Juan.

El Joven alentó el valor de otros con su constancia, fue conducido a un coliseo Donde fue enfrentado con unos leones.

Germánico permaneció de pie en la arena, cara a cara con las bestias y las enfrento de forma admirable, el procónsul romano al ver su valor le rogó que, en vista de su juventud, negase su fe para obtener el perdón.

Pero el joven no renegó, expresó su deseo de verse libre de la compañía de hombres tan descarriados, Y él mismo provocó valientemente a las fieras para que le atacaran, y voluntariamente abrazó el martirio

Al ver la multitud el maravilloso valor del joven cristiano, amado del Señor y temerosos de Dios, empezaron a gritar: ¡Mueran los enemigos de los dioses! ¡Traed a Policarpo!”

Este relato es uno de los documentos más auténticos que poseemos sobre la Iglesia primitiva. Eusebio cita este pasaje en su “Historia Eclesiástica.

Hay que notar que Germánico, provoco a las fieras para librarse cuanto antes de la despreciable compañía de los paganos y judíos.

Al ser molido por los dientes de las fieras, Germánico mereció unirse con el Verdadero Pan, Jesucristo, muriendo por su causa.