San Cutberto

Cutberto de Lindisfarne, Santo

20 DE MARZO

Cutberto de origen inglés, famoso, brillante e ilustre.

La primera noticia que tenemos acerca de él data de cuando tenía ocho años y estaba al cuidado de una viuda llamada Kenswith, a la que miraba como madre y quien lo trataba como hijo.

Cutberto fue un niño sano, vivaz, gracioso y el cabecilla de los chicos de la región, a los cuales podía vencer en las carreras, saltos y luchas.

Un día, en medio de sus juegos, un chico se puso a llorar exclamando: “¡Oh, Cutberto! ¿Cómo puedes perder el tiempo en juegos inútiles, tú, a quien Dios ha escogido para ser sacerdote y obispo?” Estas palabras causaron una impresión tan profunda en su alma que, desde aquel momento, empezó a comportarse con una madurez que no correspondía a su edad.

El oficio de pastor de rebaños que desempeñaba le dio amplias oportunidades de comunicarse tranquilamente con Dios en las grandes praderas solitarias de Nortumbría.

A finales de agosto del año 651, Cutberto, con 15 años de edad, tuvo una visión que lo decidió a consagrar su vida a Dios.

Un día hermoso de verano le siguió una noche oscura, sin luna y sin estrellas; Cutberto estaba solo y en oración.
De repente, un rayo de luz deslumbrante brilló a través del negro cielo y en él apareció una multitud de ángeles que llevaban, como en un globo de fuego, un alma al cielo.

Más tarde, supo que el obispo san Aidán había muerto aquella noche en Bamborough. Aunque éste fue, un momento decisivo de su vida, no dejo inmediatamente la vida mundana.

En el año 651 ingreso al monasterio de Melrose el cuál dejo para convertirse en soldado por unos años.
A su retorno al monasterio, su reputación de piadoso, su diligencia y su obediencia agradaron sumamente. Alchfrith, rey de Deira el cual fundo un nuevo monasterio en Ripon y Cutberto fue nombrado encargado del hospicio.

Alchfrith adoptó las costumbres de la Iglesia católica y en el 661 los monjes que seguían las tradiciones celtas volvieron a Melrose. Cuando la enfermedad golpeó el convento en el 664, el prior murió y Cutberto fue elegido prior en su lugar.

Tras el sínodo de Whitby en el año (664), Cutberto acepto la liturgia romana. Por petición de su antiguo abad, Eata de Lindisfarne, fue nombrado entonces prior de Lindisfarne para introducir allí dicha liturgia.

En el año 676 adoptó una vida solitaria de ermitaño aislado en una gruta. En las Islas Farne instituyó leyes especiales a fin de proteger a los pájaros que venían a anidar en estas islas.

Estas leyes podrían haber sido las primeras leyes para proteger a las aves del mundo.

En el 684 Cutberto fue ordenado obispo de Lindisfarne por Teodoro de Canterbury.

Recio a abandonar su aislamiento, fue necesario que una delegación más grande, encabezada por el rey Egfrido de Northumbria, fuera a convencerlo.

Fue finalmente consagrado en York el 26 de marzo del 685. En el 686 volvió a las Islas Farne, donde murió.
Fue enterrado en Lindisfarne y su cuerpo fue llevado a la Catedral de Durham .