San Benigno de Todi

San Benigno de Todi; Presbítero y Mártir

13 DE FEBRERO

Benigno El pródigo, el que hace el bien.

Benigno vivió en la segunda mitad del siglo III en Todi, Italia. Allí fue ordenado Sacerdote por el Obispo Ponciano quien consideró su vocación apostólica basada en la bondad y rectitud. Por ello fue fiel propagador de la fe cristiana.

En ese tiempo; Maximiano y Diocleciano, iniciaron una severa persecución contra los cristianos. A pesar de todos los riesgos, el Padre Benigno siguió su servicio por la atención espiritual de la comunidad de creyentes.

Realizó el ministerio de la confesión en las cárceles, visitó las casas de los más necesitados. Como pudo, estuvo cerca de los que fueron torturados y los acompañó incluso hasta el martirio.

Cuando paso la peor etapa de la persecución, el Padre Benigno comenzó la evangelización y la predicación públicamente, con la cual, logró la conversión de muchos paganos.

Su catequesis se fundamentó en llevar a Cristo a los demás, dándoles a conocer la buena noticia. Fue apresado y obligado a negar su fe; pero fueron inútiles todos los martirios y tormentos, que soportó de forma valiente.
Finalmente; murió degollado tras largo martirio, el 13 de febrero del año 303. Fue enterrado, a la orilla de un camino, en donde después se construyó un monasterio benedictino. San Benigno fue canonizado y considerado Mártir por la iglesia católica por su fiel y verdadero discipulado a Jesucristo.