San Alejandro, Obispo

San Alejandro, Obispo; Patriarca de Alejandría

26 FEBRERO

Alejandro, Del griego el que defiende al hombre, El Protector.
Alejandro nació en el 250 después de Cristo, en Alejandría. Hombre de carácter dulce y afable, lleno de amor y caridad que ayudó al prójimo, especialmente a los más pobres. Fue nombrado Patriarca de Alejandría en el 313.
Como Obispo fue reconocido por su doctrina apostólica, dedicada a la formación y elección de los Clérigos. Una de sus acciones más destacadas fue que confirió la ordenación de un joven diácono de nombre San Atanasio, que más tarde fue célebre y admirado en toda la cristiandad.

El Obispo Alejandro levantó la iglesia dedicada a San Teonás, que fue la más grandiosa de las construidas hasta entonces en Alejandría. Al mismo tiempo mantuvo la paz y la tranquilidad de las iglesias de Egipto.
Fue uno de los principales responsables de la realización del Primer Concilio de Nicea en el año 325, donde la llamada “herejía arriana” fue formalmente condenada. A su regreso del Concilio; nombró a Atanasio como su sucesor y poco después murió en la ciudad de Alejandría hacia el año 326.

La labor del Obispo Alejandro en este concilio fue de gran influencia para el Emperador de Alejandría; quién unos años más tarde; hizo del cristianismo la religión oficial del Imperio mediante el Edicto de Tesalónica del año 380. El Obispo Alejandro alcanzó la santidad por su sencillez, tenacidad y entrega apostólica.