Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María

La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María; “Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas”

8 DE DICIEMBRE

La Inmaculada Concepción, también conocida como Purísima Concepción, es una solemnidad que celebra que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos no fue alcanzada por el pecado original; sino que, desde el primer instante de su concepción estuvo libre de todo pecado.

Este principio no debe confundirse con el de la maternidad virginal de María, que sostiene que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y que María permaneció virgen antes, durante y después del embarazo.

En el siglo IX se introdujo en Occidente la solemnidad de la Concepción de María, primero en Nápoles y luego en Inglaterra. Hacia el año 1128, un monje de Canterbury llamado Eadmero escribió el primer tratado sobre la Inmaculada Concepción.

El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX (noveno), promulgó un documento llamado “Ineffabilis Deus” en el que estableció que el alma de María, desde el momento en que fue concebida por sus padres, por gracia y privilegios únicos que Dios le concedió, fue preservada de toda mancha del pecado original.

Al desarrollar la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo; Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios.

La doctrina se reafirma con la expresión “llena eres de gracia” contenida en el saludo del arcángel Gabriel; que se puede leer en el evangelio de Lucas capitulo 1, versículo 28. Esta frase también es tomada en la oración del Ave María.
La devoción a la Inmaculada Concepción es uno de los aspectos más difundidos de la devoción mariana. Tanto en Europa como en América se adoptó a la Inmaculada Concepción como patrona de muchos lugares.

La Catedral metropolitana de la ciudad de México está consagrada a la Inmaculada Concepción de María. La localidad de Celaya, Guanajuato, desde su fundación se amparó a esta advocación mariana y de tal importancia es, que trajo desde Salamanca una imagen de dicha advocación considerada aún en la actualidad como la más bella de la provincia franciscana de San Pedro y San Pablo.

En el estado de Veracruz, la ciudad de Cosamaloapan en la Cuenca del Papaloapan se tiene como santa patrona a la imagen de “Nuestra Señora de Cosamaloapan”, perteneciente a la advocación de la Inmaculada Concepción, figura tallada en madera que según la tradición llegó al pueblo flotando en las aguas del río en 1546.

En el poblado de Chignahuapan en el estado de Puebla se erige la Basílica de la Inmaculada Concepción, donde se tiene en el altar una imagen de 12 metros de altura tallada en madera, la cual esta registrada como la más grande del mundo.

En el municipio de Mazatán; Chiapas, se celebra a la Virgen María bajo el nombre de Virgen Margarita Concepción, del 29 de noviembre al 8 de diciembre de cada año. Actualmente es Reina de la Diócesis de Tapachula.