Santas Tais y Pelagia

Santas Tais y Pelagia

8 DE OCTUBRE

Tais de Origen Griego ‘la que es bella’

Pelagia de Origen Griego “de alta mar

Las Santas Tais y Pelagia fueron dos mujeres pecadoras que se arrepintieron y encontraron la misericordia de Dios.

Tais fue una prostituta de Alejandría y Pelagia una bailarina de Antioquía.
De acuerdo a la leyenda, Santa Tais fue una pecadora pública de Egipto del siglo IV (Cuarto) fue convertida por el Obispo egipcio de la Tebaida el Superior, San Pafnucio, que la llevo a un convento y la encerró en una celda.

Luego de tres años de penitencia fue liberada y se quedo ahí en el convento con las monjas, solo vivió catorce días con ellas ya que murió de repente.

Es patrona de Alejandría y se la representa arropada con ricas y coloreadas sedas, con un espejo, símbolo de la coquetería, y una gargantilla de perlas que representan sus riquezas mal adquiridas.
Por su parte Santa Pelagia fue pagana, nació en el siglo IV (Cuarto), y se convirtió al cristianismo gracias al Obispo Nono anacoreta de Tabenas.

Bastó oírlo predicar para que Dios obrara en ella y se convirtiera, pidiera el bautismo y cambiara sus danzas, sus máscaras y collares por la penitencia.
Una vez bautizada fue a Jerusalén y vivió tres años en un monasterio en el Monte de los Olivos disfrazada de hombre y haciéndose llamar fray Pelagio. Es patrona de cómicos y arrepentidos, y tiene por atributo una máscara teatral.

La antigüedad cristiana se alimentó con el encanto de estas dos historias que de algún modo llevan al corazón cristiano la añoranza de la inocencia perdida y nos invitan al arrepentimiento.
Es un consuelo encontrar en la tierra los rastros de quienes, habiendo sido presas del desajuste, de la mala vida que por algún tiempo juzgaron como buena, del desorden y la lejanía de Dios.
La gente que se salva. Sí, son una gran luz en la oscuridad que alienta la esperanza de los que somos más, de los pecadores. Estas actitudes están personificadas en Pelagia y Tais.