Santa Brigida de Suecia

Santa Brígida de Suecia, Fundadora de la Orden del Santísimo Salvador

23 DE JULIO

Brígida. Del hebreo ciudad o del caldeo valle o del celta la excelsa, la victoriosa, diosa celta del fuego.

Brígida nació alrededor del año 1303, en la provincia de Uplandia, Suecia. Sus padres fueron el Gobernador Birgerio, y su madre fue Ingerborg hija del gobernador de Gotlandia Oriental.

Desde niña Brígida tuvo visiones. Una vez vio a la virgen María que le colocó una corona en la cabeza. En otra ocasión vio ante ella a Jesucristo torturado y muerto en la cruz. Estos dos temas, la profunda devoción a María y las meditaciones sobre el sufrimiento de Cristo, marcaron toda su vida.

Cuando Brígida tenía 12 años, murió su madre. A partir de ahí fue educada por una tía en Aspenas, Suecia. Antes de cumplir catorce años, contrajo matrimonio con Ulf Gudmarsson, quien era cuatro años mayor que ella.

Llevaron 28 años de vida matrimonial; tuvieron cuatro hijos y cuatro hijas, una de las cuales es venerada con el nombre de Santa Catalina de Suecia. El esposo de Brígida murió en 1344; fue entonces que ella repartió sus bienes entre sus herederos y los pobres.

Vivió de manera sencilla en las inmediaciones del convento de Alvastra, en ese tiempo aumentó el número de sus visiones. En ellas recibió la misión de llevar mensajes tanto a políticos como a líderes religiosos. También tuvo diálogos con santos.

En 1349, a pesar de que la “muerte negra” hacía estragos en toda Europa, Brígida decidió ir a Roma con motivo del jubileo del año de 1350 para obtener el permiso del Papa en la fundación de una nueva orden religiosa.

Se estableció en Roma, donde se ocupó de los pobres de la ciudad. Asistió diariamente a misa por las mañanas, se confesó todos los días y comulgó varias veces por semana.

En 1368, Brígida entregó las reglas de su orden al Papa Urbano V (quinto) quien las examinó y las aceptó con varias revisiones y fuertes cambios. En 1371, ella realizó un viaje a Tierra Santa.

En 1373 regresó a Roma; una enfermedad la debilitó, y finalmente murió en la actual Plaza Farnese. De acuerdo a su propia voluntad, sus restos mortales fueron trasladados a Suecia, específicamente al convento de Vadstena.

Santa Brígida fue canonizada en 1391 y en 1999 fue nombrada Co-patrona de Europa. La orden que fundó perdura hasta nuestros días con el nombre de La Orden del Santo Salvador, llamada comúnmente Orden Brigidina.