Domingo de Ramos

Domingo de Ramos de la Pasión del Señor, Dios mío, Dios mío. ¿Por qué me has abandonado?

09 DE ABRIL

El Domingo de Ramos es para los católicos, el primer día de la Semana Santa, período en que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La fecha de celebración varía cada año, siempre en el entorno de los meses de marzo y abril.

La ceremonia litúrgica del Domingo de Ramos comienza con la bendición de las palmas y ramas de olivo o laurel que llevan los fieles, rememorando el pasaje bíblico de la entrada de Jesús a la ciudad de Jerusalén.

La narración está escrita en el Nuevo Testamento, en los Evangelios de: Mateo capítulo 21, versículos del 1 al 9; en el Evangelio de Marcos capítulo 11, versículos del 1 al 10; en el Evangelio de Lucas, capítulo 19, versículos del 28 al 40; y en el Evangelio de Juan, capítulo 12, versículos del 12 al 19.

La escena describe, a Jesús en medio de una multitud que lo aclamaba como el Hijo de Dios; cantaban una parte del Libro de los Salmos, específicamente el versículo 26 del salmo 118 “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”. La gente alfombraba su camino y dejaba a un lado pequeñas ramas de árbol.

El Domingo de Ramos conmemora este principal hecho de glorificar al Hijo de Dios. Los ramos representan el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe de la Iglesia en Cristo, Mesías y Señor, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres.

Por eso, este domingo tiene un doble carácter: “de gloria y de sufrimiento”, que es lo propio del Misterio Pascual. El color litúrgico de esta festividad Dominical es el rojo, debido a que se celebra el inicio del camino de la Pasión del Señor. Durante la ceremonia de la misa se da lectura al evangelio que relata la Pasión.

A partir de domingo de Ramos y los días que siguen hasta el Jueves Santo pertenecen al tiempo cuaresmal, pero están caracterizados por los últimos acontecimientos de la vida de Cristo, con exclusión de otras celebraciones.